Revancha Vinos

 

REVANCHA VINOS

Bodega
Viñedos
Equipo
  • Nuestros vinos nacen con la intención de expresar juventud, frescura y mucha fruta, algo típico de nuestro adn mendocino. La conjunción de esto con uvas de altísima calidad, dan un producto que transmite un espíritu moderno de gran concentración y complejidad.
  • ALTAMIRA - VALLE DE UCO: El Paraje Altamira es un hermoso valle en la zona sur-oeste de Valle de Uco, a una altura de 1.040 m.s.n.m., próximo a la cordillera de Los Andes. El suelo es de origen Aluvional, pedregoso, franco-arenoso, que permite producir uvas de excepcional calidad y con gran tipicidad varietal. El clima es templado en verano con noches frías, e inviernos fríos con frecuentes escarchas y nevadas. La precipitación media anual es de 180 mm.

    PERDRIEL - LUJAN DE CUYO: Se encuentra al oeste de Luján de Cuyo, al pie de la cordillera de los Andes con a una altura de 1.050 m.s.n.m. El suelo es de origen aluvional, franco-limo-arcilloso y con presencia de piedras a diferentes profundidades que favorecen el buen drenaje; estas condiciones permiten un desarrollo optimo de los viñedos. La precipitación media anual es de 230 mm, los veranos van de templados a calurosos, con noches frescas; mientras que los inviernos son fríos con ocasionales nevadas.
  • ROBERTO DE LA MOTA
    A Roberto le gusta bromear con que nació en una Bodega, ya que su educación y formación enológica comenzó mucho antes de que estudiara en la Universidad Nacional de Cuyo. Dio sus primeros pasos de la mano de su padre, el más famoso enólogo argentino, Don Raúl de la Mota. Luego de concluir su estudios en Montpellier, Francia, y de dirigir una de las bodegas más importantes del país, Roberto pudo cumplir el sueño de la bodega propia. Es a partir de ella que surge Revancha, donde la unión de experiencia, pasión y un terroir incomparable, dan como resultado vinos únicos.

    RODRIGO DE LA MOTA
    Corría el año 2009 y Rodrigo necesitaba algo de dinero para cambiar la suspensión de su bicicleta de descenso; fué ahí que Roberto (su padre y enólogo), le propuso participar en el armado de los blends de ese año a cambio del dinero que precisaba. Ese fue el inicio de Rodrigo en el proyecto, iniciando la carrera de Agronomía y continuando con una pasión y tradición familiar: La de elaborar vinos de calidad, tal como hizo alguna vez su abuelo Raúl.